EL “CHARRO NEGRO”, UN ENIGMÁTICO PERSONAJE

La leyenda se extiende por varios estados de la república, como Veracruz, Hidalgo, Puebla o Tlaxcala

Por Staff MNN 

Un jinete alto, de aspecto elegante y de impecable traje negro montado en un caballo enorme y negro azabache, son las características con las que cientos de mexicanos que lo han visto describen a la misteriosa aparición, propia de los pueblos rurales de todo México y que vaga por las noches buscando almas incautas que estén dispuestas a montarse en su caballo y desaparecer para siempre.

charro 1

Se cree que el Charro Negro es la representación mexicana del mismo diablo, quien no ignora un alma y no distingue sexos, aunque según quienes han tenido trato con él, tienen una clara preferencia por las mujeres, a quien seduce con labia y mirada elocuente, con hombres, prefiere tener amables conversaciones.

Las formas del demoniaco charro para atraer a los incautos son; ofrecer una gran bolsa de dinero o invitarte a subir en el lomo de su caballo para llevarte hasta tu residencia, si no aceptas ninguna de sus propuestas o en tu camino a casa debes pasar cerca de una iglesia, el Charro se despedirá cortésmente y se marchará.

charro 3

Pero, si por el contrario, atiendes al llamado de sus propuestas, al montarse el infortunado se dará cuenta que es imposible bajarse del maligno potro, es ahí que el jinete toma rumbo desconocido sin hacer caso a los ruegos desesperados de sus víctimas, que no se les vuelve a ver jamás.

Existen varias versiones del escalofriante Charro y su forma de operar, como en las leyendas urbanas de Puebla, donde taxistas afirman que un misterioso viajero se sube a sus coches, para desaparecer en mitad del trayecto sin siquiera abrir la puerta, en medio de una espeluznante carcajada, en esta versión, no existe oferta ni trato, simplemente es un susto a los incautos.

Otra de ellas se sitúa en Pachuca, con un charro como cobrador de deudas, ofreciendo la ayuda sobrenatural para salir de la miseria a cambio de cobrar el alma de un hijo como pago.

charro 2

Todas las versiones del charro convergen en la misma idea; el castigo por la avaricia o la codicia, esta leyenda tiene una fuerte moraleja y es el hecho de preguntarnos si vale la pena perder el alma por dinero y lujo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s