En la sangre llevo una herencia charra

 

FRANCISCO PÉREZ

‘En la sangre llevo una herencia charra’ / Fotos: Yarhim Jiménez





Arlette Olvera nos habla de lo que para ella  representa ser parte de la Escaramuza

Yarhim Jiménez / Francisco Pérez 

La familia de Arlette Olvera Olvera tuvo el tino de subirla a un caballo por primera vez a los cinco años de edad. En el antiguo Lienzo Charro Manuel Ordoñez inició el camino que hoy en día la hace feliz y la llena de orgullo.

Arlette representa a la mujer charra, la escaramuza que con orgullo y fuerza proyecta una parte de la tradición centenaria mexicana.

“Me subieron al caballo a los cinco años. Me gusta estar arriba del caballo, me siento libre, mas que montar es hacer equipo, un equipo entre el caballo y yo”, aseguró  la amazona.

Arlette Olvera asegura que una vez que estuvo sobre el lomo del caballo entendió que así quería vivir, afirma que no hubo poder humano que la bajara. Hoy, monta a ‘Regalo’, un caballo que pertenece a su padre y con el que experimenta suertes propias de la Escaramuza Charra.

“Enseñar lo que yo he aprendido es algo que me gusta mucho. Tengo paciencia, me gusta dar clases, al mismo tiempo me agrada la idea de aprender más poco a poco. Doy clases para que niñas aprendan para formar un equipo de Escaramuza desde abajo”, comentó.

“El sueño de la charra queretana es ser campeona nacional de Escaramuza. Me gustaría verme grande, me gustaría que digan que era una niña valiente y que logró sus metas. Saber que los sueños chiquitos se pueden volver realidad”, asegura con valentía.

La escaramuza charra

El equipo de Escaramuza Charra está conformado por un equipo de ocho damas charras. El objetivo es realizar una serie de recorridos a galope, coreografías que se ejecutan a alta velocidad, por lo cual se requiere de un amplio domino y coordinación con el caballo.

“Los ejercicios se basan en giros, escuadras, círculo, todo tiene que ser igual. El vestuario tiene que ser igual, la calificación es parte de la coordinación que todas tenemos en los arreos y montura”, señala Ana Arlette.

Los caballos con escuela charra tienen que hacer ver su rienda, enseñar para lo que fueron , y con ello ayudarán a los equipos a sumar más puntos en los ejercicios.

Arlette monta con elegancia y seguridad a ‘Regalo’, ejecuta algunos movimientos y deja ver el equipo que hace con su caballo. Pone práctica , empeño, valor, inteligencia, y lo transmite al equino, que se convierte en parte de la amazona.

La charrería es parte de la historia de México, es esencia de un estilo de vida. Mujeres y hombres de a caballo ejecutan suertes que rememoran las labores del campo. Las familias charras de hoy en día ayudan a preservar la herencia mexicana, que inició desde épocas revolucionarias y que alude a la belleza de toda una nación.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s