Antonella Villasana, de las escaramuzas “Mineritas del Rosario” , es una campeona


Recientemente obtuvo el segundo lugar en el XXVIII Campeonato Nacional de Escaramuzas Querétaro 2021


P O R YO L A N DA T E N O R I O • 17 D E J U LI O D E 2 0 2 1

Sinaloa.- Tras largos años de preparación profesional, Antonella Taney Lamarque, vio cristalizado el sueño de participar en un campeonato nacional ganadora del segundo lugar a nivel nacional como escaramuza charra.

Su carrera siempre apoyada por su abuela Toñita de Lamarque, dio inicio cuando ella tenía solo tres años de edad, lo que la llevó a ser elegida como reina de los charros de
Coyotitán. San Ignacio Sinaloa y posteriormente de su colegio en Acaponeta, Nayarit.

Está pasión que trae en la sangre, la heredó, pues desde su bisabuelo la han venido practicando en la familia, Antonella quien cuenta con once años de edad, nació y creció en un ambiente cien por ciento ganadero

Sus inicios se dieron en la sindicatura de Coyotitán, dónde perteneció a la escaramuza, pero por motivos familiares tuvo que cambiar su residencia al municipio de Acaponeta, Nayarit, y como en ese lugar no contaban con esa actividad, fue inscrita en “Las Mineritas del Rosario”, y constantemente se traslada a Coyotitán para seguir con su preparación, de igual manera ella y sus compañeras reciben entrenamiento por parte de profesionales en El Rosario.

Del grupo conformado por ocho niñas, ella es la más pequeña, ellas han participado en eventos importantes obteniendo muy buenos resultados, pues en el 2019 participaron en la ciudad de de Mazatlán logrando un tercer lugar y un primero en la categoría B, logrando su pase al evento nacional realizado en Tepic, Nayarit, dónde obtuvieron muy buenos resultados.

También participa en cabalgatas acompañando a su abuelo Martín Lamarque en cabalgatas, la más larga ha sido a Huajicori Nayarit, con 18 kilómetros de recorrido.

La pequeña escaramuza, quién cambió la corona de reina y las zapatillas de ballet por los caballos, no se arrepiente de haber elegido este deporte, aunque en un principio le tenía mucho temor a los equinos al verlos tan grandes, tanto así que cuando la subían no paraba de llorar.

Antonella señala que ha tenido varias caídas, la primera vez se asustó demasiado se lastimó un pie, pero ese miedo no le quitó las ganas de seguir montando, sino que le demostró al animal que no le tenía miedo a pesar de su caída.

Sin duda alguna, galopar es uno de sus mayores placeres “cuando lo hago, siento que vuelo, siento una sensación muy bonita cuando el viento golpea mi cara. Cuando galopo a pelo, me conecto con el caballo.

Eso es lo bonito, sentir que el animal se identifica con su montadora, Aparte de ser un deporte te libera del estrés, sirve para la salud, es cansado pero me encanta, es mi pasión” expresó la pequeña.

Dijo que no importa las horas que tenga que entrenar, y aunque a veces es mucho para una niña de su edad, trata de no pensarlo mucho, dijo que recomendaría este
deporte a todas las niñas.

Y siempre positiva, dijo que no importa el lugar que queden en cada competencia, sino lo importante es participar, divertirse y convivir.

“Quiero seguir montando mientras Dios me lo permita y mi familia me siga apoyando, pues sin ellos nada sería posible, mi agradecimiento a mi abuelita Toñita mi abuelo Martín, mi mamá y toda mi familia, este premio es de todos, concluyó¨

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s