Gonzalo Lebrija fusiona el arte charro con la tradición tequilera

Inaugura la muestra “La suerte de detener el tiempo. La Charrería y la Papiroflexia a caballo sobre papel”

Por: El Informador22 de noviembre de 2021

Gonzalo Lebrija. El artista presenta un proyecto multidisciplinario que retrata al mundo de la charrería. Cortesía

Una nueva exploración sobre el paisaje agavero es la que propone el artista Gonzalo Lebrija, quien siendo responsable de embellecer la caja conmemorativa de la edición 25 de la Reserva de la Familia de Casa Cuervo este 2021, complementa esta participación con “La suerte de detener el tiempo. La Charrería y la Papiroflexia a caballo sobre papel”, proyecto multidisciplinario con el que lleva al espectador a una experiencia única donde la tradición mexicana es el pilar protagonista.

Patrick Charpenel, curador de la muestra recién inaugurada en la Fundación Beckmann, explica que esta colaboración con Gonzalo Lebrija se retrasó a raíz de la pandemia; sin embargo, teniendo una veintena de propuestas que van desde la escultura, la fotografía, el estudio de color y paisaje, audiovisuales y murales, es que finalmente se logró montar la exposición.

“Todos los años, Reserva de la Familia de José Cuervo invita a un artista a vestir la caja que contiene la botella de Reserva de la Familia y elegimos a un artista destacado de Guadalajara, Gonzalo Lebrija. El proyecto arrancó con una serie de visitas que Gonzalo realizó, no solo para ver las destilerías de la Reserva de la Familia, sino a conocer todo el paisaje agavero en la zona de Tequila”, indica Patrick Charpenel, quien trabajó con Miriam Villaseñor en la curación de la muestra.

Respecto a los elementos que Gonzalo Lebrija toma del paisaje agavero para la edición de Reserva de la Familia de Casa Cuervo, el artista explicó que su intención era salir de lo cotidiano para explorar su propia visión partiendo de sus vivencias con la tradición tequilera y la charrería.

Testimonio de la tradición viva

Patrick Charpenel explicó que a raíz de las visitas que Gonzalo Lebrija realizó, desarrolló estudios de luz en distintos horarios para capturar la esencia del paisaje agavero y así definir e interpretar los colores y elementos que migrarían a diversas expresiones desde la escultura al mural, y principalmente en la técnica de papiroflexia, su complejidad y estética, elementos que fueron complementados tomando como base la identidad charra.

“Ha sido una exploración de la paleta cromática que aparecían en cada momento. Gonzalo, antes de arrancar con toda la investigación, él ya venía trabajando en una serie de pinturas en donde aparece una serie de veladuras con formas y un carácter fuertemente geométrico”, destaca Patrick Charpenel al detallar que la exploración de la papiroflexia que Gonzalo Lebrija propone en este proyecto se enfoca en los dobleces y cicatrices que quedan en el papel cuando éste se desdobla.PUBLICIDAD

“Le interesó mucho cómo una cosa que, en principio en monocromática, de un solo color, en el momento que lo doblas y lo desdoblas, aparecen no solamente líneas, sino luz y reflejos, una serie de tonalidades que encontró muy interesantes. Extendió lo que había iniciado hace muchos años, lo amplió y se convirtió en una serie de pinturas con muchas veladuras con elementos metálicos que le dan mucho brillo. Es lo que permitió trabajar en la caja -de tequila- y realizar todas las variantes del nuevo vestido que veremos circulando en tiendas”.

Patrick Charpenel puntualiza que esta exposición impulsada por Gonzalo Lebrija es un testimonio importante sobre su forma de vincularse y traducir en su lenguaje y estilo artístico la tradición, historia e inspiración del paisaje agavero.

Durante su presentación celebrada este pasado fin de semana, Gonzalo Lebrija recordó parte de los procesos de este proyecto para conjugar elementos como la papiroflexia, veladuras, luz y sombras teniendo como punto de encuentro al paisaje agavero.

“Creo que son pinturas muy arquitectónicas, en el sentido de que hablan de la luz y el espacio. Para mí, son capas de luz, más que de pintura. Son pinturas muy planas, pero a la vez, en esta contraposición de planos, de sombras y luces se vuelven muy profundas, hay una profundidad de campo en la pintura, también está la distancia entre lo profundo y lo plano, me parece que es interesante que se genere”, finalizó.

TOMA NOTA

Agéndalo

“La suerte de detener el tiempo. La Charrería y la Papiroflexia a caballo sobre papel”, en Fundación Beckmann A.C. en José Cuervo 104, La Villa, Tequila, Jalisco; hasta febrero de 2022.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s