El campeonato y congreso charro de 1954

29 noviembre, 2021

Carlos Reyes Sahagún / Cronista del municipio de Aguascalientes

El jurisconsulto Xavier González Fischer distinguió con su atención, y me escribió a propósito del comentario que hice en la entrega anterior sobre este tema, de los hermanos Becerril, charros profesionales en una época tan temprana como los años 30 o 40 del siglo anterior, y me remitió a una página de Facebook en la que publicó una serie de excelentes fotografías de una gira española por plazas de toros de aquel país, de estos jóvenes charros, en las que se observa, básicamente, una terna en el ruedo y un paso de la muerte.

Si se me permite el exceso (y si no, ya ni modo), citaré extensamente al abogado, dada la ilustración que provee: “Andrés, Antonio y Audómaro Becerril Arzate fueron de los principales exponentes de la charrería en la primera mitad del Siglo XX. Charros por tradición familiar, dominaban todas las suertes del llamado «deporte nacional» y exhibieron su maestría recorriendo los lienzos charros y las plazas de toros de todo el territorio mexicano y también presentaron su espectáculo en los Estados Unidos, Centroamérica y Europa.

Los hermanos Becerril se presentaron en la Plaza de Toros de la Carretera de Aragón en el año de 1927, en diversas fechas de los meses de junio, julio y agosto, en una serie de espectáculos charro–taurinos”.

Todo esto viene a colación porque en el primer campeonato y congreso charro celebrado en esta ciudad, en abril de 1954, se presentaron los citados Hermanos Becerril el día 26, en un jaripeo que tendría lugar en la Plaza de Toros San Marcos. Decía el anuncio respectivo que los parientes charros “ejecutarán todas las suertes de la charrería, lidiándose un toro a la Usanza Mexicana por los Becerril que han recorrido triunfalmente los principales ruedos del mundo”. O sea que el anuncio no alardeaba…

El Congreso se inauguró la noche del 25 de abril, en el auditorio de la Escuela Miguel Alemán, o sea, donde se encuentra el Centro Cultural Universitario, en Rivero y Gutiérrez y Morelos. Por cierto que en la nota que informa lo anterior el congreso es nombrado como el segundo, que fue “convocado por la Federación Nacional de Charros, a iniciativa del licenciado Leoncio Jiménez Díaz, presidente de la Asociación “16 de septiembre” de esta ciudad”.

Asistieron a la solemnidad cerca de 200 delegados, que lucieron el típico atuendo nacional, incluyendo a la representante de la Asociación de Charros de San Antonio, Texas, la guapa china poblana Socorro Rejón.

Desde luego estuvo presente la directiva de la Federación Nacional de Charros, la reina de los charros locales que lo fue la de la feria, y el gobernador sustituto, Benito Palomino Dena, que inauguró el congreso. Se nombró una directiva de debates y una comisión dictaminadora de ponencias. Presidió esta última un ícono de la charrería, el señor Leogivildo Islas Escárcega, y Alfonso Rincón Gallardo fungió como secretario.

Las ponencias presentadas versaron sobre las reformas que tendrían que hacerse a los reglamentos de suertes, “la intervención de la Federación nacional de Charros ante los gobiernos estatales para que proporcionen toda clase de ayuda para fomentar el deporte nacional por excelencia… La ayuda que se solicitará a los gobiernos, consistirá en exención de impuestos a los espectáculos charros, donación de terrenos para construir lienzos, ayuda económica para la construcción de los mismos, etc. … Otra ponencia… consistió en que cada año se organice en León un concurso de caballos charros de toda la República, durante la Feria del 20 de enero.

Finalmente, durante la sesión de clausura se trató la escisión que vivían los charros locales, divididos en la Asociación de Charros de Aguascalientes y la 16 de septiembre. A manera de condición para la reunificación, los primeros pidieron que se les permitiera organizar los festejos charros de 1955, cosa que los segundos no aceptaron, y hasta ahí llegaron los esfuerzos de unidad, por lo pronto.

Otra actividad, no forzosamente charra, fue el baile, que se llevó a cabo el día 26, en el Casino Aguascalientes, y en el que fue coronada reina de los charros María de Lourdes Romero, que también lo fue de la Feria de San Marcos de ese año. “Fue todo un panorama de colorido mexicanísimo el aspecto del baile, ya que por todos lados se desparramaba la vista, se veían los típicos trajes de la china poblana bordados de lentejuela y brillando con las luces del salón. Charros luciendo gallardamente el traje bordado de plata, haciendo perfecto contraste con el negro de la tela y el clásico sombrero de lado.

El rebozo, prenda tradicional en estas tierras mexicanas, terminó el tocado de las mujeres, algunas de chinas poblanas y otras con traje regional.”

Finalmente, el campeonato concluyó el martes 27 de abril, con un banquete ofrecido “a los charros de toda la República que nos visitaron, en un evento que se llevó a cabo en los salones del Club Rotario, que presidieron las reinas de la Feria de San Marcos, Lula II, y de la Asociación Nacional de Charros, María Valdovino, y que fue amenizada por el Alma Latina, y el abogado Horacio Westrup Puentes, que le hacía a esto de la cantada. Desde luego el menú fue mexicano y los brindis no escasearon, y en todos los oradores se observó el deseo de una fuerte unidad nacional, para hacer que se dignifique, extienda y conozca más y más la tradicional charrería mexicana.

Uno de los oradores señaló que “solamente quien no se sienta mexicano digno, no sentirá que su corazón llora o canta cuando vea a un charro nuestro o a una hermosa mujer con su rebozo terciado al hombro. Ambos son emblemas de nuestra nacionalidad; son distintivos de mexicanismo auténtico”.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s