¿De vacaciones en México? Descubra Jalisco, tierra de tequila y charrería


Tequila, en Jalisco, es un pueblo dedicado al turismo.

LAURA ALEJANDRA ALBARRACÍN RESTREPO

05 de enero 2023

Mariachis, tequila y picante. Esas pueden ser las primeras cosas que vienen a la mente cuando se piensa en la cultura mexicana, y cada una de esas expresiones han calado fuerte en la memoria colombiana.

Vicente Fernández interpretando Guadalajara o Jorge Negrete cantándole a Jalisco son algunos de los referentes que existen de esta tierra, que, como los oriundos dicen, es el mejor lugar para empezar a conocer México. Es por su riqueza cultural y la estrecha relación que existe entre Colombia y México que Viva Aerobus inauguró una ruta directa de Bogotá a Guadalajara, y con esto la posibilidad para seguir fortaleciendo esta hermandad.

La perla tapatía

Como capital de Jalisco, Guadalajara conserva una fuerte tradición charra y conservadora, mezclada con un aire cosmopolita que se experimenta en zonas como Chapultepec.

Después de un viaje directo de cinco horas desde Bogotá, Guadalajara recibe cálidamente a quienes arriban. Su temperatura promedio supera los 25 grados en la máxima diaria y en temporada invernal baja hasta los siete grados en su mínima. Con más de 500 hoteles, la ciudad tiene una vasta capacidad de alojamiento, que se explica por su atractivo para eventos de gran envergadura, como la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y un sinnúmero de congresos y convenciones.

Además, su oferta gastronómica conserva los sabores tradicionales como en el caso de las tortas ahogadas, una especie de sándwich con un pan crujiente y relleno de carne –en su versión más típica, de cerdo remojada con una salsa de tomate picante.

El deporte nacional

Otra similitud entre Colombia y México se encuentra en la charrería, su deporte nacional. Esta práctica, que guarda cierto parecido con el coleo, está cargada de un fuerte componente nacionalista, pues figuras como Emiliano Zapata representan al charro mexicano: un hombre que conoce del ganado, viene del campo y lleva una indumentaria particular. Esta última inspiró el traje del mariachi.

«Valientes, leales y cumplidos», con esas características describen al charro, el “mero macho”, que sabe manejar la soga a la perfección y que ha adaptado sus habilidades de gamonal, habilidades que aprecian en la charreada dominical, evento que se celebra en el lienzo Charro Jalisco, la casa de la Asociación de Charros Jalisco, pioneros de la práctica, declarada por la Unesco como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Una vez se encuentre en Jalisco, una parada imperdible es el pueblo Tequila, que, como su nombre indica, es el lugar de origen de la bebida alcohólica homónima. A menos de una hora de la capital podrá conocer los secretos de este licor que sabe y huele a México. Su origen se remonta a las civilizaciones indígenas que habitaron esta zona y que hallaron en el agave azul la llave a su inmortalidad. Es de la planta, en su variedad Weber, que se extrae este destilado.

La primera fábrica de José Cuervo está ubicada en el marco de la plaza central del pueblo. La destiladora más grande del mundo decidió abrir sus puertas a los visitantes y ofrecer recorridos guiados y catas para dar a conocer el proceso completo y degustar el resultado. Cuervo ha logrado llevar a todos los rincones del mundo las variedades de este producto, que puede ser blanco, reposado o añejo.

«Todos los tequilas son mezcales, pero no todos los mezcales son tequilas». Con esta frase, Ronnie, guía de la operadora turística Panoramex, explica la diferencia entre ambas bebidas. Todos son destilados de agave, pero solo aquellos que vengan de la variedad agave tequilana pueden recibir ese nombre.

En Tequila no solo se aprende sobre la bebida, se conoce el origen de la mexicanidad, que se ha extendido alrededor del mundo. Es por ello y por su paisaje agavero, comparable con el del Eje Cafetero, que en 2003 recibió la calificación de pueblo mágico y en 2006 fue denominado patrimonio de la humanidad.

Puerto Vallarta

Tan sonado como la capital de Jalisco, Puerto Vallarta es referenciado en canciones, libros, películas y telenovelas. En un vuelo doméstico de 50 minutos llegará a este destino de playa que combina el sol y la arena con la aventura en la montaña. Su cercanía a la Sierra Madre Occidental ha permitido que compañías como Canopy River ofrezcan a los visitantes actividades como tirolesa, cuatrimoto o buggies.

Con un malecón de dos kilómetros y una zona céntrica que conserva sus calles empedradas, la ciudad cuenta con una oferta amplia en gastronomía, fiesta y entretenimiento. Restaurantes como La Leche y La Tienda Grande, este último del conocido chef Salvador Carrillo, captan esa diversidad que ha hecho conocido a Puerto Vallarta.

Otra de sus ventajas es la cercanía entre el aeropuerto, el malecón y la zona hotelera, lo que facilita el desplazamiento. Además, es un lugar que gira en torno al turismo, y la calidez de sus anfitriones lo recalca. Lo anterior se suma al encanto natural del destino. De noviembre a marzo es temporada de avistamiento de ballenas. También se pueden apreciar delfines en libertad nadando cerca de las embarcaciones que hacen la ruta a la playa de Majahuitas.

De julio a octubre es temporada de lluvias y es posible que el mar se pique por esas fechas. Y, para fin de año, en la temporada invernal (diciembre-febrero) las temperaturas en la mañana están entre los 15 y 18 grados, subiendo hasta los 28 grados en su punto más alto. En comparación con Cancún, Puerto Vallarta no tiene la misma frecuencia de vuelos, pero acerca a los visitantes al verdadero México.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s